Se reeditó «El gringo que venía de allá», un libro escrito por María Echave, Silvia Ortuzar e Isabel Ortuzar, quienes realizaron un trabajo de investigación en el que rescataron testimonios de quienes conocieron de cerca al dirigente gremial oriundo de Moldes.

Por Redacción*

En la jornada de hoy se cumplen 46 años del fallecimiento del dirigente sindical Agustín Tosco. En este marco, la editorial de la Universidad Nacional de Río Cuarto, UniRío, volvió a editar un libro que se presenta esta semana y que tiene 3 décadas y que recupera la historia de Tosco a través del testimonio de quienes lo conocieron.

Se trata de “El gringo que venía de allá”, una muy interesante investigación que se realizó hace años con el objetivo de recuperar la figura del dirigente gremial.

«La idea es rescatar, en distintas etapas de su vida, la personalidad de Agustín Tosco, rescatar lo humano, lo más cotidiano, lo subjetivo de su forma de ser y, en este caso, lo personal también es político, porque, leyendo su historia, que no es una biografía lineal.»

Isabel Ortuzar comentó que uno de los motivos por los que escribió el libro junto con María Echave y Silvia Ortuzar tuvo que ver con la localidad de la que tanto ellas como Tosco eran originarios: Coronel Moldes. “Aquí no se lo conocía mucho, pero en Córdoba siempre nos preguntaban sobre Agustín, que era un referente de nuestra ciudad”, comentó.

Ortuzar consideró que, si bien hay mucha bibliografía escrita sobre la vida de Tosco, “El gringo que venía de allá”, que se reedita luego de 30 años de la primera edición, cuenta con una perspectiva distinta que se enmarca en el género de “historias de vida”, sostuvo. “La idea es rescatar, en distintas etapas de su vida, la personalidad de Agustín Tosco, rescatar lo humano, lo más cotidiano, lo subjetivo de su forma de ser y, en este caso, lo personal también es político, porque leyendo su historia, que no es una biografía lineal porque se trabaja con diversos testimonios, cartas y poemas que él escribía, damos cuenta de lo importante que fue como líder gremial, el consenso que tuvo y el reflejo de una época”, precisó Ortuzar.

La autora señala que no buscaron realizar una biografía del referente sindical, sino recuperar la memoria que la gente tenía de él. La investigación cuenta con entrevistas que las escritoras les hicieron a familiares de Tosco, como su madre, su hermana, “recogimos testimonios de su infancia, pues ya desde chico se ve con toda claridad el espíritu revolucionario, de querer cambiar las cosas”, comentó.

Ortuzar hace referencia a la historia de Tosco, sus actitudes en los distintos momentos de su vida, “uno va percibiendo cómo la historia que lo atravesó lo convirtió en uno de los referentes más grandes sindicalistas de aquellos años, su idea de solidaridad y su capacidad de escucha, la confianza que tenía en la clase trabajadora y el saber de sus compañeros”, indicó la autora.

“Recogimos testimonios de su infancia, pues ya desde chico se ve con toda claridad el espíritu revolucionario, de querer cambiar las cosas”, comentó Isabel Ortuzar, quien escribió el libro junto a María Echave y Silvia Ortuzar, que ahora se reedita.

La historia de Agustín Tosco está escrita en los sentimientos, en los recuerdos de la gente. Nuestra tarea no fue escribir un libro, sino escuchar y recuperar las voces de quienes compartieron con él sueños, amores, militancia”, dice uno de los fragmentos del libro, que se va a poder conseguir nuevamente en librerías.

“Se nos ocurrió rescatar su condición humana, su personalidad, para reconstruir esa historia que no figura en los papeles de archivo, pero que se siente, se vive y no se detiene. Los discursos pronunciados por Agustín Tosco forman parte de un lenguaje político, muchas veces hermético, alejado de la gente y de lo cotidiano”, completa el texto.

Voces

Las autoras del libro destacan que para la investigación contactaron a “voces en el mundo de lo imaginario y de lo afectivo, son las que reflejan al hombre en toda su dimensión y en sus relaciones de convivencia”, sostienen en el libro.

Subrayan que en estos códigos dieron con las miradas “húmedas de los compañeros y amigos, en el silencio tembloroso, en los mates compartidos, en el orgullo de quienes vivieron y trabajaron con él. A veces, aparecían en el temor, que aún como un ala oscura, ensombrecía los rostros de quienes fueron perseguidos”.

“La sucesión de anécdotas enlazadas con cartas, documentos, fotografías y poemas dio contenido a su biografía para convertirla en vida. Fue posible por la palabra de quienes, conociéndolo, nunca habían tenido la oportunidad de hablar sobre él”, mencionaron las autoras y agregaron: “Los puntos de referencia fueron: Coronel Moldes (su lugar de origen y el nuestro, donde paradójicamente muy pocos lo conocen), su familia, sus compañeros de escuela, de juegos y Córdoba, el lugar donde definió su vida. Este trabajo es sólo una puerta que abrimos desde Coronel Moldes, nuestro pueblo, para rescatar la vida de un hombre de carácter revolucionario consciente de esa condición. Quedan muchas personas que pueden decir sobre Tosco con otro enfoque, otro método, otras experiencias; muchas personas que no pudimos entrevistar. Queda mucho por decir”.

Finalmente, señalaron que “saber que el ‘Gringo’ avanzaba al frente de una manifestación reclamando por la dignidad de los trabajadores, dispuesto a poner el pecho en defensa de ellos, y a la vez, que le gustaba la música clásica, el Príncipe Kalender o Canaro; que su avidez de conocimiento lo llevaba a buscar en los libros hasta cómo debían cepillarse los dientes; que sufría por el temor a perder a su madre; por no disfrutar el crecimiento de sus hijos; que no le importaba cómo vestirse pero sí el diálogo, la comunicación, como una manera de enseñar y aprender una forma de vida y lucha junto a sus hermanos de clase”.

Desde la semana que viene se puede conseguir este libro reeditado por UniRío.

Fuente: Nota publicada en diario Puntal.