Ante los rumores de despido a empleados de la Biblioteca Nacional, un grupo de familiares, intelectuales, investigadores, escribieron y adhieren a una carta que advierte sobre esta grave situación de los trabajadores especializados en la Biblioteca y el incierto paradero de fondos documentales que habían sido confiados para su resguardo.

biblioteca-nacional001

 

Señores

D. Pablo Avelluto

Ministro de Cultura de la Nación

D. Andrés Ibarra

Ministro de Modernización

De nuestra consideración:

A través de la presente deseamos expresarles nuestra preocupación frente a los rumores de despidos en la Biblioteca Nacional.

Los abajo firmantes hemos entregado todo nuestro patrimonio familiar y cultural a la Biblioteca Nacional. No sólo lo hicimos movidos por el respeto que dicha emblemática institución nos brinda. La decisión de desprendernos de papeles y archivos personales para incorporarlos al acervo cultural de la nación, no fue fácil ni espontánea. Fueron los trabajadores de la Biblioteca los que nos buscaron, los que estimaron que los papeles que teníamos arrumbados en algún rincón de nuestra casa merecían los mejores cuidados porque se trataba de documentación histórica. También estimaron importante preservar nuestros testimonios orales. Por eso los conocemos, porque hemos gastado largas jornadas en charlas y cafés con ellos y nos brindaron la confianza necesaria, por su seriedad y compromiso, para que dejemos en sus manos lo más importante que teníamos: pasajes imborrables de nuestra vida, o de la vida de nuestros seres queridos.

Damos fe de su trabajo y queremos que permanezcan en la Biblioteca como custodios naturales de nuestros documentos. Nos solidarizamos con ellos y acompañaremos su lucha en el caso de que ocurra el peor de los presagios.

Conocemos sus nombres y sus rostros, para nosotros no son números. Sabemos el compromiso de trabajo de las diversas áreas y la excelente atención a los investigadores. No nos corresponde a nosotros detallarlo, el trabajo está a la vista de cualquier usuario.

Confiamos en que prevalezca la cordura y que esto no pase de ser una mala interpretación de la información. No es una cuestión política, sólo se trata de preservar, acrecentar y difundir nuestro patrimonio cultural.

Atentamente,

Firman:  donantes a la Biblioteca en sus diversas áreas: Departamento de Archivos, Sala del Tesoro, Adquisición libros; Archivo Oral del Programa DDHH; Audioteca; Archivo de Historietas y humor gráfico.

Familiares de Bernardo Canal Feijóo -Nora Canal Feijoo de Caches, Bernardo A. Capurro Robles , Diego E. Capurro Robles y Maria de la Paz Capurro Robles-; Laura Peña (hija de Peña Lillo); Kuki Miler (por Ediciones La Flor); familiares de Silvio y Arturo Frondizi; Rogelio García Lupo;Dardo Cuneo (h); Ana Nora Feldman (hija de Mabel Itzcovich y Simón Feldman); Rodolfo, Fernando y Alberto Nadra (hijos de Fernando Nadra); Cecilia, Pablo, Virginia y Laura Giussani (hijos de Pablo Giussani y Julia Constenla); Orlando Balbo; Alba Gandolfi (hija de Álvaro Yunque); Paloma Wigodzky (hija de Cipe Linconvsky); Nora Mazzioti (viuda de Aníbal Ford); Jorge Federico Watts; Roberto Perdía; Nora Prudkin (viuda de Jorge Schvarzer);  Francisco, Teresa, Marta  y Lorenzo Oliva (hijos de Enrique Oliva); Kuki Miler (Ediciones La Flor);Juan José Salinas;Carlota Marambio; Juan Carlos Sosa; Patricia Borensztejn; Diana Cruces;Nora Dottori y Jorge Lafforgue; Nora Hilb;Claudia Rofman;Antonio Reda;María Eugenia Ursi; Graciela Chein; Miguel Oscar Camejo; Paula Schprejer;Elena Itatí Risso;Graciela Movia;Marcelo Vensentini; Omar David Varela; Deliana Fanego;Wanda Fragale, Charo Moreno;

Adhieren investigadores y usuarios:

Mario Sabato; Carlos Ulanovsky, Guillermo Saccomano, Enrico Calamai (ex cónsul italiano en Argentina),Daniel Divinsky, Vicente Batista, Eduardo Grüner, Miguel Repiso (Rep), Ezequiel Fernández Moores, Oscar Finkelstein, Hernán López Echagüe, Diego Sztulwark, Hugo Paredero, Gabriela Alegre, Silvio Lang, Glenn Postolsky, Liliana Forchetti, Nora Anchart, Raquel Robles, Alfredo Grande, María Cristina Oleaga, Silvia Itkin, Pablo E. Resnik, Silvia Schulein, Soledad Quereilhac, Claudia A. Roman, Pablo Llonto, María Virginia Pisarello y siguen las firmas…

¿Por qué firmamos?

Kuki Miler, Directora de ediciones De La Flor. Decidí donar el archivo histórico de la Editorial a la Biblioteca Nacional porque conozco y respeto a quienes estarán a cargo de preservarlo.

Orlando Balbo, doné las cartas que Monseñor Jaime de Nevares le escribía a mi madre cuando estaba preso durante la dictadura. Las únicas que sobrevivieron a una inundación.

Alba Gandolfi, hija del escritor argentino Álvaro Yunque (1889-1982). Doné a la Biblioteca Nacional todos los manuscritos de mi padre, tanto la obra editada como también inédita. Su obra, reflejo de una época, puede ser de gran interés para investigadores nacionales y extranjeros y es el personal preparado de la Biblioteca el indicado para su clasificación y mantenimiento.

Nora Canal Feijoo de Caches , Bernardo A. Capurro Robles, Diego E. Capurro Robles y María de la Paz Capurro Robles los posibles  despidos de personal y de especialistas en la Biblioteca Nacional, podrían vulnerar  el tratamiento y cuidado del material  y los contenidos del contrato de donación al que nos referimos .Tuvo un tratamiento de excelencia en Archivos y Colecciones y una parte se encuentra resguardada en la sala del Tesoro de la BN

Rogelio García Lupo, doné mi archivo completo: siete décadas de trabajo periodístico y editorial. Más de ochenta cajas con recortes, apuntes, manuscritos, cartas, documentos oficiales, que le dieron sustento a mis notas.

Carlos Ulanovsky, periodista y escritor. Asiduo concurrente a la Biblioteca Nacional. En donde dejé a resguardo algunas cartas personales en la Colección Cartas de la Dictadura.

Dardo Cuneo (h), he donado el archivo personal de mi padre a la Biblioteca Nacional. Por sobre las diferencias políticas estimo que hay que impulsar y ampliar la magnífica tarea profesional que están llevando a cabo los trabajadores de la Biblioteca para guardar la memoria de nuestros intelectuales.

Jorge Federico Watts, director de Memoria Abierta. Sobreviviente de Vesubio, sometido a consejo de guerra, preso en la cárcel de La Plata (U9),  ofrecí mi testimonio para el archivo oral de la Biblioteca Nacional, del Programa de DDHH

Nora Prudkin,  doné de la biblioteca y archivo del economista Jorge Schvarzer, mi marido. Por la irremplazable tarea que lleva adelante la Biblioteca Nacional, adhiero al pedido de mantener a cada uno de sus trabajadores en sus puestos de trabajo.  Soy testigo directo de su dedicación construyendo y preservando día a día nuestro valioso patrimonio cultural.

Paloma Wigodzky, no dudé en entregar todos los archivos de mi madre, Cipe Lincovsky, a la Biblioteca Nacional. Encontré gente no solo capacitada sino también muy humana.

Nora Mazziotti, done los materiales originales de Aníbal Ford, mi marido, que fuera escritor y miembro de los equipos fundadores de Eudeba y Centro Editor de América Latina. Deben ser resguardados los materiales por los bibliotecarios expertos

Ana Nora Feldman, doné todo el fondo particular de mis padres, de Mabel Itzcovich -reconocida periodista- y Simón Feldman -pionero y maestro de cine.

Rodolfo, Fernando y Alberto Nadra, donamos todo el fondo personal de nuestro padre, Fernando Nadra, miembro del Partido Comunista, protagonista de la política del siglo XX.

Cecilia, Pablo, Virginia y Laura Giussani, donamos el fondo personal de nuestros padres, Pablo Giussani y Julia Constenla, periodistas y escritores. Escritos inéditos, cartas, manuscritos originales, fotos, cassettes. También dejamos en Audioteca cintas abiertas con grabaciones de LR3 Radio Belgrano del 84 al 89.

Juan José Salinas, periodista. Doné mi correspondencia desde el exilio en tiempos de la dictadura, y durante la transición democrática.

Carlota Marambio entregué al Archivo de la BN mi mayor tesoro: el cuaderno carcelario y las cartas escritas en Devoto. Solicito la continuidad de trabajadores de la Biblioteca Nacional comprometidos en su quehacer laboral y profesional

Juan Carlos Sosa, sumé mi testimonio como ex dirigente sindical de los Astilleros ASTARSA al Programa de Derechos Humanos de la BN por que admiro la labor que realizan sus trabajadores.

Patricia Borensztejn, doné cien cartas escritas en la cárcel de Devoto entre el 74 y el 80 a la Colección Cartas de la Dictadura

Diana Cruces, no tuve dudas en entregar mis recuerdos, cartas, dibujos, fotos, de la cárcel y el exilio a la Biblioteca Nacional.

Francisco, Teresa, Marta  y Lorenzo Oliva, hijos del escritor, profesor y periodista Enrique Pedro Oliva, también conocido bajo el seudónimo Francois Lepot, donamos todo su archivo personal y periodístico a la Biblioteca Nacional. Agradecemos la atención recibida y en especial la tranquilidad de que todo el material donado sería clasificado y custodiado por profesionales con amplia experiencia en este tema. Oliva fue el único periodista argentino que cubrió desde Londres el conflicto bélico de Malvinas y poseía manuscritos, fotos, casettes, entrevistas exclusivas, los diarios argentinos y británicos de esos meses y otros documentos de gran utilidad para investigadores e historiadores.

Nora Dottori y Jorge Lafforgue. En los últimos años hemos realizado varias donaciones de libros y revistas de nuestra biblioteca personal y pensamos seguir haciéndolo mientras permanezca el eficiente y cordial plantel de la Biblioteca Nacional, un orgullo de nuestra cultura.

Nora Hilb, soy dibujante, doné un dibujo original realizado en la cárcel

Claudia Rofman doné decenas de cartas recibidas durante el exilio familiar en Venezuela, entre 1976 y 1979 a Archivos y Colecciones.

Antonio Reda, doné cartas y documentación de la guerra de Malvinas en donde estuve combatiendo a la Colección Cartas de la Dictadura. Doy fe de su seriedad y pluralismo.

María Eugenia Ursi. Miembro de la Comisión de Trabajo y Consenso del Ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio «Club Atlético». Brindé mi testimonio  al Archivo de la Memoria de la Biblioteca Nacional.

Graciela Chein, doné un centenar de cartas escritas en la cárcel de Devoto.

Roberto Perdía, conozco el esfuerzo para clasificar miles de negativos fotográficos que habían pertenecido al Diario LA VOZ y puse a disposición de la Biblioteca Nacional

Miguel Oscar Camejo , doné el intercambio de cartas que mantuve con mi sobrina mientra estuve detenido en la cárcel de Sierra Chica, dibujos, cuentos, cartas .

Paula Schprejer doné una decena de cartas enviadas por mi madre a Israel durante mi exilio

Elena Itatí Risso, doné cartas escritas desde la cárcel y de mis familiares. poemas escritos desde la cárcel y algunos escritos más

Graciela Movia, doné centenares de cartas a mis hijos y mis padres escritas en la cárcel de Devoto y las cartas de mi compañero desaparecido, Miguel Arellano

Marcelo Vensentini, doné mi correspondencia desde la Cárcel de Caseros entre 1978 y 80.

Omar David Varela, doné toda mi colección de boletines contraculturales publicados en dictadura en toda América Latina.

Deliana Fanego, doné boletines y cartas del Comitato Antifascista contra la Repressione in Argentina (CAFRA), del que fui fundadora, para la colección Cartas de la Dictadura

Wanda Fragale, doné más de cien cartas recibidas en el exilio del que fuera mi marido, Eduardo Anguita, desde la cárcel y otras enviadas a mi madre.

Charo Moreno, doné los originales de más de 100 cartas escritas a mi madre desde la cárcel, durante 9 años; como aporte documental que trasciende mi propia historia.

Emma Rene Ahualli. Di mi testimonio al Programa de Derechos Humanos.

 Rosario Badano. Di mi testimonio al Archivo oral del Programa de Derechos Humanos.

 Virginia Croatto. Brindé mi testimonio al Programa de Derechos Humanos.

Isabel Carmen Eckerl. Dejé mi testimonio en el archivo del Programa de DDHH tomado con el mayor de los respetos y compromiso.

Edgardo Binstock, Sociólogo. Ex Secretario de DDHH de la Pcia. de la Bs.As. Adhiero al programa de DDHH de la Biblioteca Nacional y lo hago extensivo al resto de las áreas

Cristina Torres, El trabajo que realizan es de incalculable valor para quienes quieran conocer la cotidianeidad de la  historia reciente del país y sobre todo para las generaciones futuras. Los trabajadores/as de la BN que lo realizan, lo hacen con respeto, empeño y profesionalismo.

 

 Para firmas y adhesiones escribir a taller.hle@gmail.com

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *