“La línea  divisora de aguas” es una acción perfomática del artista Santiago Canción sobre la falta de agua en las Villas de la Ciudad de Buenos Aires durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

titulo divisoria de aguas

Con un relato ficcional la acción consistió en extender una manguera para unir el Centro Cívico porteño, sede de la Jefatura del Gobierno de la Ciudad en Parque Patricios, y la Villa 21-24, una de las más populosas, desde donde semanas atrás, se denunciaba la falta de agua durante el Covid-19.

La performance se puede ver en: https://youtu.be/feHDA3xcsB4

 

La obra se nutre de lo social: la acción sería imposible sin el involucramiento de la comunidad. Hay 1.800 metros desde un punto hasta el otro.  Lo  estético: la acción no se sostiene en su eficacia como método para solucionar la falta de agua en los barrios populares, sino en la tensión que genera el habitar solidario de un territorio valiendo más que el poder político de turno. El corte transversal que permite pensar que la salida a los conflictos humanos no se transita sin la tensión que los origina.  Y lo  comunitario: la vacuna real es la comunidad organizada.

Esta línea divisoria de aguas es el límite entre dos vertientes. La vida se balancea entre ambas.

La acción se realizó con el permiso de circulación necesario.

unnamed (2)

Texto y fotos de Santiago Cantón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *