El Centro de Documentación recibió la visita de la funcionaria de la OIT, Patricia Bustos, Directora de la Biblioteca de la OIT de la Oficina Subregional para el Cono Sur de Santiago de Chile. Bibliotecaria de profesión, Bustos trabaja especialmente en el armado de bibliotecas laborales y realizó una donación de materiales para este espacio.

 

OIT2

Por Myriam Mohaded

 “Tenés que enseñar a pescar,  a buscar la información”, dice Bustos,  que trabaja en Chile y  visitó Córdoba, en relación a la búsqueda de información clave en torno al mundo del trabajo, el desarrollo económico y social que se produce en Ginebra o en las diferentes oficinas de la OIT alrededor del mundo.

La OIT posee una biblioteca donde se presta orientación a quienes  solicitan ayuda para navegar y encontrar información sobre el mundo del trabajo, el apoyo a la investigación  y orientación a los trabajadores cuando requieren de información específica para sus presentaciones en la instancia de quejas laborales. Bustos explica que muchas veces los trabajadores no conocen cómo funciona o los alcances de lo que implica el  lugar donde trabaja.  “Un  trabajador viene con su demanda y nosotros le tenemos que enseñar a realizar el proceso de denuncia. Allí explicamos que existe un instrumento que se llama la queja laboral”. La funcionaria explica como emplearon este recurso trabajadores de la empresa Lan Chile por persecución sindical, siendo la mayoría  reclamos por los convenios de negociación colectiva o libertad sindical.

Trabajo en red

A razón de la visita al Centro de Documentación, Bustos entregó materiales de la OIT, al tiempo que revalorizó la importancia de sostener y apoyar las bibliotecas que trabajan con el movimiento obrero no sólo en la línea de poseer y favorecer la circulación de la información si no también en cuanto a investigación de temas referidos al mundo del trabajo.  La especialista comenta: “La mayoría de los materiales se generan a partir de proyectos de trabajo. Somos muy flexibles, como otras organizaciones, con la distribución del material. En lo personal, lo realizo porque soy bibliotecaria y parte de la filosofía es llevar el material, derivarlo y recomendar cómo tenerlo. Trabajamos en una red muy grande, nosotros pertenecemos a un punto nomás que está en Santiago de Chile. La biblioteca más grande es la que está en Lima, después está Costa Rica, México, Brasil. Todos los puntos trabajamos en red junto con Ginebra”.

Agrega, “nosotros potenciamos en trabajo en red. Mi trabajo no es estrictamente de bibliotecaria, porque es un trabajo silencioso, aunque estoy en contra de que así sea. Creo que hay que mostrarlo mucho para que se divulgue lo que se hace en la biblioteca y buscar el apoyo de las universidades, centros de información. Es una actividad que implica mucha vocación. El equipo de trabajo en Chile es más bien de investigación  y de cooperación técnica para el  Cono Sur”.

 

 

Fotografía: Carlos Cortez

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *