En el día del actor compartimos un poema de la actriz, dramaturga y  escritora Camila Sosa Villada, de su libro “La novia de Sandro” (Editorial Caballo Negro). 

Camila Sosa Villada, actriz, dramaturga, escritora. Foto Facebook de Camila Sosa Villada

Camila Sosa Villada, actriz, dramaturga, escritora. Foto Facebook de Camila Sosa Villada

 

 

 

 

 La mujer se levanta, prepara el desayuno,

calienta el pan de ayer en el tostador, unta las rodajas con la mermelada más barata del

supermercado.

Luego calienta los guardapolvos y las ropas cerca de la estufita a cuarzo,

Despierta a sus hijos y los viste, con esa ropa tibia.

Los niños desayunan, pelean, lo ensucian todo,

No tienen nada listo y es hora de irse al colegio.

Antes de salir, frente al espejo que tiene colgado a un

costado de la puerta

se pinta la boca con un lápiz de labios barato

que en ella luce como lo mejor de la cosmética moderna.

Mientras que otros niños llegan en transporte a la escuela,

ellos van de la mando de su madre,

que saca de su bolsillo el dinero para que compren algo

en el kiosco de la escuela.

Para no llorar, se prende un cigarrillo y llena de tinieblas

sus pulmones.

Va a trabajar.

Limpia los restos magníficos de otras familias,

tiende la cama donde otro matrimonio hizo el amor.

Cuando termina va  a hacer sus horas extras atendiendo

mesas en un bar.

Un señor muy viejo la mira y comprende su belleza.

La comprende toda. Bajo los velos del cansancio,

la sombra del descontento de esos ojos,

le dice: vos te has ganado el cielo.

La ha visto de la mano con sus  hijos.

Es la madre universal, la Mamma Roma, la virgen María,

es todas las madres que prenden velas a los santos

por la felicidad de sus hijos.

Antes de anochecer los busca

en la casa de una vecina que los cuida.

Siempre serán para ella.

A la noche, cuando los niños se duermen

ella se quita el maquillaje pastoso que compra la pobreza,

abre una latita de cerveza  frente al televisor  y piensa:

el verdadero éxito de esta puta vida, es irme a vivir con

mis hijos frente al mar.

 

Al libro lo podés leer en nuestro Centro de Documentación o llevarlo a domicilio si sos socio. 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *