El sábado 20 de agosto se realizó la jornada que abordó la importancia del trabajo en red en  bibliotecas y reflexionó sobre la temática de discapacidad e inclusión en estos espacios,  con profesionales y representantes de diferentes bibliotecas y ámbitos de lectura.
Por Myriam Mohaded*
El encuentro fue organizado de manera cooperativa por Unired, la Biblioteca Popular «Julio Cortázar» y el Centro de Documentación «Juan C. Garat»- Cispren, lugar en donde se realizó la actividad. Además contó con el auspicio de la Red de Bibliotecas con Perspectiva de Géneros de Córdoba, Punto Biblio – Bibliotecas en Red- , el Programa de Apoyo a Bibliotecas Populares de la Facultad de Filosofía y Humanidades y la adhesión de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno sede «Juan Filloy».  
Los objetivos de la instancia de formación fueron divulgar el trabajo que viene realizando Unired y de qué manera quienes participan en espacios de lectorxs y usuaries pueden aportar para una mejor calidad de vida. También,  reflexionar acerca del trabajó para la inclusión de las personas del espectro autista a los fines de desmitificar y combatir la desinformación en torno a la temática.
Una jornada, múltiples voces
En la apertura, las anfitrionas dieron la bienvenida y hubo una exposición de la bibliotecaria Marcela Bubien quien comentó la experiencia de UNIRED y la trayectoria que realizaron  hasta hoy.
A continuación, la bibliotecaria Verónica Lencinas profundizó el tema de las redes de bibliotecas como materia de investigación. En el marco de sus proyectos, Verónica Lencinas se propone incluir el tema de las redes de bibliotecas, cómo se conforman, cuáles son sus infraestructuras, los modos de comunicación, y destacó la necesidad de compartir y potenciar recursos.
En la perspectiva de Lencinas, la cuestión es tomar las redes como eje en la investigación para bibliotecarias /os/es desde el abordaje del decolonialismo, para pensar nuevos lenguajes y prácticas.
Seguidamente, el tema que convocó fue: «¿Qué debemos saber las personas bibliotecólogas sobre accesibilidad en bibliotecas?», una disertación a cargo de la licenciada Norma Rodríguez, de la biblioteca del Instituto Superior «Domingo Cabred» de la Universidad Provincial de Córdoba (UPC). 
La licenciada en bibliotecología se refirió al marco normativo en cuanto a que la discapacidad está recogida como definición en la Ley de Igualdad de Oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal (Ley 51/2003).
Para Rodríguez existen tres conceptos destacados en torno al tema: la normalización, la accesibilidad universal y el diseño para todos. «A partir de estos conceptos, podría decirse que trabajando desde la perspectiva del diseño para todos se puede llegar a conseguir la accesibilidad universal y, a través de ello, la normalización en el acceso a las bibliotecas por parte de las personas con discapacidad», destacó.

“Diseñar para todos”, lejos de suponer hacer entornos específicos para personas con discapacidad, en los que puedan imperar adaptaciones que resulten extrañas al usuario, consiste en concebir entornos que con normalidad puedan ser utilizados por todos los ciudadanos, independientemente de cualquier característica física, sensorial o intelectual, sin que distorsione el uso normal para la población general». La profesional dio numerosos ejemplos en torno al tema.
 
Por su parte, para Raúl Tamargo, (BNMM) comentó que en función de las responsabilidades otorgadas a la Biblioteca Nacional Mariano Moreno por la ley 27.588, que modifica la 11723 para ajustarla a las recomendaciones del Tratado de Marrakech, nuestra biblioteca se encuentra trabajando en proyectos tales como la creación del Departamento de Formatos Accesibles, ampliando de este modo los servicios que históricamente brinda la sala para no videntes y lleva para usuarios con discapacidades a todas las salas de atención al público.
También se creó la Biblioteca Argentina «Paul Groussac», acotó Tamargo, «que es una plataforma de la que participarán tanto la BNMM como otras instituciones públicas que cuenten con documentos de formatos accesibles. Y, se  realizó la adquisición de una impresora Braille, con la cual se tratará de satisfacer la demanda tanto de la BNMM como de otras bibliotecas públicas que lo requieran».
Al cierre de la jornada,  María Isabel Ábalo, disertó sobre autismo y discapacidad,  y coordinó el taller «Conociendo a las personas usuarias: estrategias y acciones para interactuar y fomentar la inclusión de personas del espectro autista en la biblioteca y otros espacios» (Ver Nota).
Ábalo destacó que la organización de la actividad generó un espacio en «el que nos pudimos encontrar en un tema que nos atraviesa a todos como es la discapacidad en las bibliotecas y donde se realizaron diferentes aportes que nos dejan pensando. Fue una jornada exitosa que ojalá se repita porque lo colaborativo es una  instancia que nos permite organizar para toda la comunidad bibliotecaria».
Al trabajo sostenido de manera conjunta,  sorora, no faltaron el café, los libros, las charlas,  los  sorteos de libros para amenizar la jornada. Y también  la salutaciones que llegaron desde la Biblioteca Digital de lxs Trabajadorxs de Argentina de la CTA Autónoma, a través de su directora, Graciela Córsico.
Córsico destacó la importancia de la actividad, en su múltiple carácter: «el encuentro que constituye redes, sistema imprescindible para amplificar y retroalimentar nuestras prácticas y objetivos, además la temática «Bibliotecas y Discapacidad» de sentida necesidad, para pensar los espacios físicos y virtuales sin barreras de ningún tipo y con toda la potencialidad para la integración de todas las personas;  y lxs invitadxs, ya que nuestra Biblioteca integra Unired desde sus inicios».
«Como parte de una Central de Trabajadores que tiene constituida la secretaría de discapacidad, y en camino a la Red Documental de la CTAA, alentamos todas las iniciativas que nos permitan construir unidades de información donde fortalecer los lazos de asistencia y cooperación para la sociedad en general y  la clase trabajadora en particular», acotó.
*Periodista.